Mostrando las entradas con la etiqueta Abre la puerta. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Abre la puerta. Mostrar todas las entradas

domingo, 23 de agosto de 2015

Abre la puerta


Abre la puerta



Si abres una puerta, puedes o no entrar a una sala.

Puedes o no, entrar y quedarte observando la vida .

Pero si vences la duda, el miedo, y entras,

das un gran paso:

En esta sala se vive.

También hay un precio… son innumerables

puertas las que descubres.

El gran secreto es saber cuándo y cuál

puerta debemos abrir.

La vida no es rigurosa, ella propicia errores

y aciertos.

Los errores pueden ser transformados en

aciertos cuando con ellos se aprende.

No hay seguridad en el error eterno.

La vida es generosa. En cada sala que uno entra,

descubre tantas otras puertas.

La vida enriquece y ennoblece a la persona que

se arriesga a abrir nuevas puertas, a mirar nuevos horizontes.

La vida privilegia a quien descubre sus secretos.

Pero la vida también puede ser dura y severa.

Si no traspasas la puerta, tendrás siempre la

misma puerta delante.

Es la repetición ante la creación, es la

monotonía monocromática ante

la multiplicidad de los colores,

el estancamiento de la vida …
 




Para la vida, las puertas no son obstáculos sino ,

diferentes pasajes.

Es importante el poder atreverse a pasar por la 
puerta


 de lo desconocido, no sabremos que nos traerá

 y seguro sera bueno y mejor